CÓMO PINTAR TU COCHE EN 6 SENCILLOS PASOS (Ejemplo 2)

Pintar un coche, puede ser una tarea no apta para cualquiera. A parte de las herramientas y productos correctos, también es necesario ser un poco manitas para que el proyecto no se convierta en un desastre de proporciones épicas…

La pregunta clave aquí es: ¿Hasta qué punto es una locura repintar mi propio coche? … La verdad es que, si bien el resultado final pueda parecer bueno, es muy probable que la pintura acabe sufriendo desgaste después de un tiempo por no haber sido aplicada correctamente.

Lo aconsejable como siempre es ponerse en manos de profesionales, pero si lo que queremos es iniciarnos en este mundillo, nadie nos impide volver a darle vida a alguna reliquia que lleva años en el olvido y a la intemperie.

Desde Lagos queremos explicaros de forma muy resumida cuales serían los pasos para completar este desafío.

1) Lijar

Lo primero que vamos a hacer es lijar la superficie del coche y a continuación vamos a usar un disolvente para limpiar las impurezas y suciedad que queden.

2) Arreglar

En caso de que el vehículo tenga golpes notables, podemos rellenarlos con masilla y alisar hasta que la abolladura desaparezca. No utilizar capas superiores a los 5 mm aproximadamente en la masilla, o podremos tener problemas de adherencias tanto en la propia masilla como en sustratos posteriores. Si los desperfectos son notables, es mejor hacer un poco de trabajo de carrocero o sustituir la pieza si es posible (muchas gracias a Ramón San Juan Andrés por esta aportación).

3) Imprimar

Aplicamos la imprimación y lijamos de nuevo (lijado fino).

4) Pintar

Ahora es el momento de aplicar la pintura. Recordad primero de ver cuáles son las indicaciones del fabricante, puesto que varían bastante entre tipos de pinturas. Para realizar las mezclas, normalmente se usa un 50% de pintura, 25% de diluyente y 25% de catalizador en monocapa y 75% de pintura y 25% de diluyente en bicapa.

Lanzamos como mínimo un par de manos de pintura, esperando unos 20/25min entre mano y mano. Si disponemos de algún aparato que aporte calor (Secadores IR), nos ayudará en el proceso y fortalecerá las capas de pintura.

5) Lacar

Finalmente vamos al lacado. Esta parte es muy delicada puesto que el polvo y la suciedad se le adhiere muy fácilmente. Una de las ventajas principales de las cabinas de pintura es precisamente el hecho de trabajar en un ambiente libre de partículas, lo que permite obtener resultados óptimos. Si te aventuras a lacar el vehículo fuera de una cabina, intenta que tu entorno esté lo más limpio posible.

6) Secar

Debemos esperar unas buenas horas hasta que el barniz se seque por completo, así que cerrad la puerta del garaje/taller y evitad seguir en la zona para no levantar suciedad.

Al día siguiente tu vehículo estará brillando como un diamante y listo para una sesión de fotos. No olvides a partir de aquí cuidar la pintura en el día a día. Te recomendamos este artículo para que aprendas a hacerlo: OCHO CONSEJOS PARA MANTENER EL ACABADO DE TU COCHE COMO EL PRIMER DÍA

Leave a Reply

Your email address will not be published.